Riego y preparación de los suelos

Riego y preparación de los suelos

El riego consiste en el suministro de cantidades de agua necesaria que no fueron cubiertas mediante las precipitaciones a los cultivos, o bien para incrementar la producción de alimentos en épocas secas o en partes donde las lluvias son poco frecuente, al convertir zonas áridas en zonas de regadío cultivables. Manteniendo los suelos con un nivel de humedad que permita a los cultivos crecer y el rendimiento ser más alto a menor coste posible.


Las necesidades de riegos dependerán de los tipos de cultivos, de las características del suelo, del tipo y capacidad del sistema de riego, y de la etapa de los cultivos

¿Cuáles son los diferentes Tipos de Riego?

Aquí veremos los métodos o sistemas de riego que hacen posible que determinadas áreas puedan ser cultivadas con el agua necesaria que requieren las plantas para subsistir. Entre los tipos de riego tenemos:

Riego por Goteo

También conocido por riego gota a gota, es un método utilizado en zonas áridas, permitiendo un mayor provecho del agua, irrigando directamente la zona de afluencia de las raíces.

La utilización de este sistema reduce el volumen de suelos mojados, evitando el crecimiento de malas hierbas. Permite conducir el agua por una red de tuberías por medio de emisores que entregan pequeños volúmenes de agua en forma periódica.

Por Aspersión

riego por arpersión
Riego por aspersión

Este sistema es muy utilizado para regar grandes extensiones de cultivos o planta, ya que ofrece una cobertura completa a todo el sembradío, este sistema se puede ajustar tanto en la cantidad de agua que emite como el marco de plantación. Es el que más se acerca a la forma en que la naturaleza riega las plantas, el agua para que se disperse en gotas de distintos tamaños debe de salir a presión por orificios y boquillas (aspersores). Una de sus mayores ventajas es que no necesita nivelación y es por eso que este tipo de riego puede ser utilizado tanto en superficies planas, como en terrenos irregulares.

Microaspersión

Riego por microaspersión
Riego por microaspersión

Este tipo de riego es homólogo al de aspersión, consiste en aplicar el agua en forma de lluvia fina mediante dispositivos que la esparcen en un rango no superior a los 3 metros o 9,84 pies. Este sistema de riego es ideal en cultivos de hortalizas, fruticultura, flores, invernaderos y viveros.

Riego Hidropónico

Sistema de Riego hidropónico
Sistema de Riego hidropónico

Este método es ideal para huertos cultivados de manera vertical y bandejas de cultivos. Consiste en un sistema de riego por el cual las raíces de los cultivos reciben los nutrientes por una solución nutritiva equilibrada disuelta en agua, con todos los elementos químicos necesarios para el desarrollo de las plantas, las cuales crecen directamente sobre la mineral, o bien, sobre un sustrato inerte.

Por Nebulización o Irrigación

Este sistema por expulsar agua de 300-400 micras de diámetros en forma de neblina, por medio de emisores colocados en la parte superior de los cultivos, además de suministrar agua y fertilizante, ayuda a disminuir temperaturas elevadas y elevar la humedad en el interior de los invernaderos. Para entender mejor la forma de la Nebulización en el sistema de riego, te dejo un video del canal de YouTube de Miguel Ángel Cervantes.

Sistema de riego por Nebulización o Irrigación.

Riego por de Surcos

También denominado por riego por gravedad, en el cual se coloca el agua en la cabecera de los surcos y avanza por gravedad al extremo más bajo, permitiendo durante este tiempo la filtración en los camellones.

Riego por Surcos o gravedad
Riego por Surcos o gravedad

Por inundación o Sumersión

Es el más tradicional de todos consiste en inundar el terreno con un volumen de agua en un solo evento a la vez, permitiendo que el suelo se moje de manera uniforme. La superficie a regar debe de estar nivelada, prácticamente horizontal.

El terreno donde se va a aplicar este tipo de riego debe de contar con bordes para contener el agua, es el utilizado en las siembras de arroz. Una vez conocido los sistemas de riego, debemos de escoger cuál se adapta mejor a nuestro sistema de cultivos. Conociendo de ellos las herramientas necesarias para colocarlos en uso. Cabe recordar que antes de colocar los sistemas de riegos debemos acondicionar los terrenos para la explotación agrícola.

¿Cómo se prepara los suelos para la siembra?

La preparación de la tierra la dictaminará la época del año y dependerá del cultivo a extraer lo hay de época secas acondicionando para regar, como los hay de pleno invierno. pero todo los terrenos no importa el cultivo que se realice tiene unos pasos a seguir para tener una óptima cosecha de los cultivos.

  • Desmalezar: Cualquier planta que no sea de nuestro cultivo es tomada como maleza. El paso básico para prevenir apariciones no deseadas es despejar el suelo lo mejor posible, mientras más limpio quede el terreno, menor será el riesgo de aparición de plantas no deseada (malas hierbas).
  • Airar la tierra: Este proceso consiste en remover la tierra entre 20 y 25 centímetro de profundidad, para hacer esto dependerá de la intensidad del cultivo, en huerto se puede hacer con palas u horquetas, pero en extensiones más grandes con rastra y tracto lograríamos este fin. Para lograr este paso debemos de tomar en cuenta que la tierra tenga un grado de humedad y soltura capaz de mantener la forma, y al mismo tiempo un grado de esponjosidad (tempero). Si la tierra está demasiado seca dejara una gran cantidad de terrenos, y si este muy húmedo se pegara a las herramientas.
  • Abonado del terreno:Una vez analizado el terreno y escogido el cultivo a sembrar se procede y habiendo cumplido los primeros pasos se procede a fertilizar o abonar el terreno, esto es esencial para la tierra, ya que le aporta los nutrientes necesarios para las plantas.

Que es aporcar la tierra y cuando se utiliza

El aporcar o acollar es una técnica agrícola que consiste en acumular tierra en la base de los tallos de las plantas formando pequeños montículos, con la intención de atender sus necesidades biológicas y de desarrollo. En el caso de algunas hortalizas esta labor se lleva a cabo para conseguir que se pongan más tiernas y tallos más blancos como son los apios, el puerro, el hinojo, coliflor y brócoli. Entre otras plantas se hace para tener mayor crecimiento de raíces y sostén de las mismas.

Este proceso puede llevarse hacerse en dos periodos, al momento de la plantación o después que la planta emerja, cuando tenga una altura de 10 a 20 centímetros, esto se hará de forma manual, semi-mecánica o con tracción animal, todo dependiendo del cultivo, el aporcar trae varios beneficio en los que tenemos: oxigena el suelo, impide la quema por heladas o el sol, facilita el abonado de las plantas, favorece el crecimiento de raíces, permite la eliminación de gusanos y malezas, y favorece el crecimiento vertical de las plantas.

Te puede interesar: Las plantas y sus cuidados

6
AYÚDANOS A MEJORAR. ¡Queremos conocer tu experiencia con nuestra web!

Déjanos saber tu valoración de esta publicación.

¿Te ha sido útil este post?

  • riego,riego y preparación de los suelos,preparación de los suelos.
Difunde el Amor en las redes sociales