Cultivo y cuidados del Acanto (Acanthus mollis)

Acanto, una planta fascinante que oscila entre la antigüedad y la modernidad, entre la literatura y la naturaleza. Capaz de inspirar arte y embellecer nuestros hogares, esta planta está llena de sorpresas y características, descubrámosla juntos en todas sus funciones; entendemos cómo cultivarlo y admiramos sus beneficios y el mito que siempre ha hecho honor a su nombre.

¿Qué es la planta de Acanto?

El Acanto es una planta herbácea y perenne.

Tiene forma de arbusto con hojas brillantes y alargadas, se caracteriza por tener puntas puntiagudas, de esa característica peculiar debe su nombre.

En Europa crece de forma silvestre y generalmente se cultiva en el jardín con fines ornamentales.

planta acanto
Planta Acanthus mollis – Acanto

Dónde y cómo plantar acanto

El acanto es una planta muy fácil de plantar y cultivar. Definitivamente, prefiere ambientes soleados, por lo que si vives en el norte debes plantar la planta en un área soleada y si vives en el sur debes plantarla en un área semi-sombreada. El acanto también tolera muy bien el invierno, por lo que recomiendo cubrir las raíces con mantillo solo en esta temporada. Sin embargo, el mejor momento para plantar acanto es entre abril y mayo.

La plántula debe plantarse en un suelo enriquecido con compost y arena: cava un hoyo un poco más grande que su tamaño y entiérralo con cuidado. Le recomiendo que plante sus plantas a un metro de distancia para tener suficiente espacio para crecer. Riegue hasta que note los primeros signos de trasplante.

Cuándo se debe regar los Acantos

Como te comentaba anteriormente, las plantas de acantos son de mínimos cuidados y eso incluye el riego o irrigación necesaria.

En invierno no debes regar el acanto, solo en tiempos de sequía extrema como en verano puedes regarlas una o dos veces por semana.

Tierra y maceta para sembrar Acanthus mollis

El suelo ideal para esta planta es fértil y bien drenado, pero elige suelos ligeros para que no haya estancamiento de agua, ya que el acanto crece muy bien en suelos secos y alcalinos.

Como las raíces de esta planta tienden a crecer con fuerza, elija una maceta que sea lo suficientemente grande cuando traslade la planta acanto. Haga este paso con cuidado para no dañar las raíces y fertilice el suelo con compost.

Fertilización óptima para los Acantos

A principios de la primavera, la fertilización debe ser regular. Elija un fertilizante líquido para diluir con agua. Como siempre, los microelementos son importantes para el crecimiento de tu plántula, así que asegúrate de que el fertilizante que elijas, además de los clásicos nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) también debe contener:

  • Hierro (Fe);
  • manganeso (Mn);
  • Cobre (Cu);
  • cinc (Zn);
  • boro (B);
  • Molibdeno (Mo).
Saber más  Cuidados y beneficios de la planta shiso-perilla frutescens

Podar los Acantos

La planta de acanto no requiere cuidados especiales ni siquiera a partir de este punto, de hecho basta con podar o cortar las hojas secas y las inflorescencias después de la floración, ya que pueden ser vehículo de plagas.

Cuando florecen los Acanthus

La floración del acanthus, es el elemento más característico de esta planta y lo que la hace bella, tiene lugar a finales de la primavera, aproximadamente entre mayo y agosto. Si desea obtener una floración próspera, le aconsejo que coloque el acanto en lugares soleados.

flores de acanthus
Flor de la planta Acanto

Propagación y multiplicación del Acanto

Hay muchas formas de propagar el acanto. Un método es por semilla, ya sea de forma natural durante la temporada de polinización de insectos, o por estaca, sembrándola en el mes de en marzo.

Luego, puedes tomar esta última por esquejes y plantarla en una mezcla de turba y arena cuando alcance unos 10 cm de altura y en primavera; en este caso, corta la rama oblicuamente con un cuchillo afilado, dejando las hojas encima. Finalmente, puedes dividir las plantas entre octubre y marzo al volver a plantar; divida la planta en secciones prestando atención a las raíces, la última planta limpia las partes por separado. De hecho, la última operación no es la ideal, ya que el acanto es muy sensible.

Acanto enfermedades y plagas

El acanthus mollis es generalmente muy resistente, por lo que no debería causar demasiados problemas. Sin embargo, es posible que, debido a la altísima humedad, el acanto sea atacado por el oídio, que daña principalmente las hojas. Este hongo se manifiesta por una pátina blanquecina y puedes combatirlo, con azufre. Las plagas problemáticas para el acanto incluyen babosas y caracoles, que causan la descomposición de las hojas. En este caso, corte las partes dañadas de la planta y proceda a la eliminación de los animales.

Te puede interesar: Beneficios medicinales de las plantas

Variedad de Acanto

Acanto hojas grandes
Acanto hojas grandes

Las variedades de acanto son realmente numerosas, se reconocen una treintena, en todo caso mencionaré las más comunes.

En primer lugar, no debo olvidarme del Acanthus spinosus, una planta herbácea muy grande que puede alcanzar los 2 metros de altura. Se caracteriza por sus grandes hojas lobuladas de color verde, que pueden alcanzar un metro de largo. Ramas especiales llenas de flores blancas con tonos morados que produce, que también puede ser la razón por la que se prefiere como planta ornamental.

Saber más  Cuidados y beneficios de la planta shiso-perilla frutescens

En segundo lugar, tenemos el Acanthus mollis, que es una planta ornamental que puede conseguir en los jardines, esta planta alcanza hasta 1 metro de altura, sus hojas pueden alcanzar hasta 60 cm de ancho, sus flores blancas con tonalidades púrpuras.

Estos dos tipos de acantos son alguna de las más comunes, pero también existen otras, que solo las nombraré a continuación:

  • Acanthus hungaricus,
  • Acanthus ilicifolius,
  • Acanthus montanus,
  • Acanthus polystachyus delile.

Acanto (Acanthus Mollis) como Planta Medicinal

Beneficios

Ciertamente, el acanto no está desprovisto de propiedades, de hecho, es rico en minerales, mucílagos, carbohidratos y taninos. Sus beneficios se conocen desde la antigüedad, algunos naturalistas como Discorides y Plinio le atribuían propiedades diuréticas. Aún hoy, se utiliza principalmente en forma de baños, pastillas, compresas y gargarismos para tratar dolores de garganta, hematomas diversos, dermatosis, diarreas, así como trastornos digestivos, picaduras de insectos irritantes y quemaduras en sustitución del aloe vera.

Propiedades

Esta planta es una maravilla y todas las personas que la conocen, siempre quieren cultivarla, no solo por su belleza, sino también porque el acanto es una excelente planta medicinal que tiene las propiedades:

  • Emoliente: Gracias a su alta concentración de mucilago, esta planta es ideal para suavizar la piel y lenificar áreas inflamadas.
  • Antidiarreica: Además de servir para mitigar o combatir la diarrea, también actúa directamente en la eliminación de malestares estomacales.
  • Expectorante: Los remedios realizados con la planta de acanto, son excelente en la expulsión de flemas acumuladas en los bronquios y para combatir la tos.
  • Antiinflamatoria: Tanto para zonas interiores, como exteriores del nuestro cuerpo, podemos utilizar esta planta para reducir inflamaciones.
  • Antiamebiana: Elimina y combate las inflamaciones del intestino causado por bacterias y amebas.
  • Cicatrizante: Utilizar esta planta en forma de cataplasma o de lavado puede ayudarte a cicatrizar heridas y raspaduras rápidamente, gracias a su efecto astringente.
  • Analgésica: Posee una leve acción analgésica, que la puedes utilizar para dolores de muela, cefalea o migraña, así como también para conciliar el sueño por las noches.

¿Cómo se prepara?

Aquí te diré la forma de preparar la planta de acanto si deseas aprovechar sus propiedades curativas. Pero, quedará de parte tuya la correcta utilización de esta información.

Para las hemorroides y la próstata

Para tratar las inflamaciones de la próstata y las hemorroides puedes realizar una cataplasma de la raíz y la hoja de acanto. Este tipo de cataplasma es fácil de realizar, basta con triturar dos hojas y una trazo de raíz con aceite de oliva o de coco. Cuando ya esté hecha una masa, colócatela en la zona afectada.

La otra forma de realizar, es por medio de un enema. Para poder realizar, lo mejor es colocar a hervir 1/2 taza de agua, agregar 10 g de la raíz y hojas de acanto junto a una cucharada de glicerina. Trascurrido 5 minutos debes apagar y cuando esté fría, aplícala en la zona afectada con la ayuda de una pera para lavados.

Saber más  Cuidados y beneficios de la planta shiso-perilla frutescens

Contra la disentería

Elimina las bacterias que causan la inflamación intestinal, tomando dos veces al día, una taza de infusión de la planta acanthus mollis.

Para la preparación de la infusión, solo basta con hervir una taza de agua y cuando ya esté hirviendo añades una hoja de acanto y apagas. Deja reposar por 3 minutos, cuélala e ingiérela con limón o sola.

Para aliviar dolores de garganta

Para aliviar los dolores y molestia de la garganta, solo basta hacer gargarismo tres veces al día, con la infusión bien cargada de hojas de acanto.

Contra la Diarrea y problemas estomacales

Para combatir problemas estomacales y diarrea, debes realizar dos tomas al día de té de hojas de acanthus mollis. Pero procura no hacer muy cargada o concentrada la infusión, para lograr esto debería hacer el té con 10 g de las hojas, en dos tazas de agua potable.

Para bajar la inflamación

Para inflamaciones externa, aplícate lavados con la decocción de la raíz y posteriormente aplícate una cataplasma de las hojas trituradas. Véndate la zona inflamada dejando la cataplasma por lo menos una hora y después retírala.

Para regular la menstruación

Tomar una taza de la infusión de esta planta, puede ayudarte a regular el proceso menstrual, así como también los cólicos y la dismenorrea. Debes tomar esta infusión los dos primeros días para que así puedas regular el flujo o ciclo menstrual.

Contraindicaciones

Esta planta es muy hermosa en los jardines, pero como medicinal hay que tener sumo cuidado en los tratamientos. Aunque no hay información de sus efectos secundarios y de su toxicidad, es mejor cuidarse.

Las personas que no pueden realizar este tratamiento sería las siguientes:

  • Las mujeres embarazadas, ni lactando.
  • los pacientes que sufren de afecciones hepáticas, ni úlceras o gastritis.
  • Niños menores de 7 años, ni adultos mayores con problemas de colitis o colon irritable.

Nota:

Este artículo es informativo, y no suplanta los consejos médicos. Antes de realizar algún remedio aquí descrito, consulte a su médico.

Gracias por leernos, si te ha gustado esta publicación compártela con tus amigos. Si deseas aprender más sobre las plantas, visítanos frecuentemente. ¡Te Esperamos!

Difunde el Amor en las redes sociales

Deja un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.